ESTADO NACIONAL

DEL MAZO, VÌCTIMA DEL ENGAÑO: ¡MARIBEL Y EL GENERAL, LE VEN LA CARA!

• Pico Gallegos es todo un ejemplo de cómo se fabrican delincuentes para justificar “la chamba”
• El oficio de policía le ha dado dinero a manos llenas, se hizo famoso por reprimir a la reportera del periódico Reforma, Iris Velázquez

(PRIMERA PARTE)

Por J. MARTÍN PONCE R.

TOLUCA, Méx.- El gobernador Alfredo del Mazo Maza, peca de inocente al creer las cuentas alegres en materia de seguridad que le proporcionan Maribel Cervantes Guerrero, titular de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM) y el subsecretario Sergio Hernando Chávez García, quienes inventan cifras para engañar al mandatario estatal y al pueblo mexiquense recurriendo a la vieja práctica de “fabricar” delincuentes.

En esta burda función de engaño, también están involucrados altos mandos de la Dirección General de Seguridad Pública y Tránsito del Estado de México, como son el encargado Marco Antonio Balderas Díaz, El Trompa de Dona; coordinadores, subdirectores operativos regionales, jefes de región, jefes de sector y de turno. Todos ellos, en una bien construida mentira, tratan de justificar su “trabajo”, el cual, en la realidad deja mucho qué desear.

Cuchillos, picahielos, mariguana, gorras y camisolas originales y exclusivas de la corporación, lámparas de luz con descargas eléctricas, son sólo algunos de los artilugios que utilizan los policías para “cuadrar” presuntos delitos a indigentes, drogadictos, obreros y estudiantes, como siempre ha sido, este recurso de “fabricar” delincuentes para justificar la tarea policiaca.

Actualmente, la citada DGSPyTEM cuenta con ocho coordinaciones ubicadas en Toluca, Ixtapan, Valle de Bravo, Atlacomulco, Metropolitana, Ecatepec, Oriente y Chalco, así como 18 subdirecciones operativas Regionales y 49 jefaturas de Región distribuidas a lo largo y ancho del territorio mexiquense, de igual forma varios jefes de sector y de turno destacamentados en puntos estratégicos.

Todos los mandos recurren a estas viejas y corruptas prácticas de fabricar delincuentes, los cuales son puestos a disposición del ministerio público, pero, luego el juez, ante la falta de pruebas los liberan y, de esta forma, se alimenta este círculo vicioso, corrupto e impune que es toda una “religión” en la Secretaría de Seguridad del Estado de México, donde su titular, Maribel Cervantes Guerrero y el subsecretario Chávez García, se divierten engañando al gobernador, quien, inocentemente, da la cara para oficializar la mentira de que la policía trabaja y da buenos resultados a la sociedad, cuando, es todo lo contrario.

Un ejemplo de todo esto, es lo que ocurre dentro de la Coordinación Metropolitana a cargo del comisario Eduardo Pico Gallegos, quien tiene bajo sus órdenes dos subdirecciones operativas regionales que son Metropolitana y Valle Cuautitlán. De estas dos últimas se desprenden las regiones XXIV-Huixquilucan; XXV-Naucalpan; XXVI-Tlalnepantla: XXVII-Atizapán; XXVIII-Villa Nicolás Romero; XXIX-Cuautitlán Izcalli y XXX Cuautitlán, donde esta práctica corrupta de fabricar delincuentes es muy común, como en todo el resto del Estado.
Cabe señalar que Pico Gallegos es un personaje oscuro, pero reconocido dentro de la policía estatal, quien apenas el pasado lunes 11 de febrero fue removido de la coordinación Ixtapan y enviado a la coordinación Metropolitana con sede en Tlalnepantla como premio a su “trabajo”. El citado jefe policiaco es uno de los principales allegados y protegidos del general Chávez García y del comisario jefe Marco Antonio Balderas Díaz.

Al respecto para nadie dentro de la corporación es desconocido cómo se fabrican delincuentes, porque hasta la misma sociedad lo sabe cómo trabajan y cómo mienten fabricando delincuentes para engañar también a sus mandos superiores y éstos al gobernador, quien todo les cree.

Como ejemplo de toda esta corrupción baste señalar lo que ocurre actualmente en la Región XXVIII-Villa Nicolás Romero a cargo del inspector Laurencio Cid Garduño, perteneciente a la subdirección operativa Regional Valle Cuautitlán, donde el pasado lunes 8 de abril de 2019 al filo de las 15:15 horas el suboficial Ignacio López de la Cruz, jefe del tercer agrupamiento La Colmena, número de placa 2763, junto con tres elementos detuvieron a Alexander Segura Anaya, de 33 años de edad, vecino de la colonia Lomas de Guadalupe en Villa Nicolás Romero.

Según el dicho de los policías el detenido traía puesta una gorra tipo beisbolera con insignias de la Comisión de Seguridad Estatal Ciudadana y no acreditó pertenecer a la misma, situación por la cual, se procedió a su detención y, quien, de manera inmediata fue puesto a disposición del agente del ministerio público.
El delito que se le fabricó fue el de uso indebido de insignias, uniformes y condecoraciones, lo cual, quedó asentado en el NIC: TLA/TLA/00/MPI/779/03390/19/04. La agente del ministerio público que tomó conocimiento de este delito prefabricado fue la licenciada Jessica María del Carmen Navarro Chávez, quien consignó al detenido y, de esta manera, cerrar el círculo de corrupción que se da dentro de la SSEM.

Otro ejemplo que deja mal parado al coordinador Pico Gallegos y a su jefe de Región Cid Garduño, ocurrió el lunes 22 de abril de este año, cuando el policía César Augusto Orozco Romero, jefe de Servicios del agrupamiento Isidro Fabela, junto con varios de sus elementos dentro de la estrategia integral de seguridad Corredor Seguro Nùmero 4, detuvieron en la colonia Juárez Barrón a Hugo Delfino Durán Osorio, de 19 años de edad, quien según traía en su ropa un cuchillo de aproximadamente 25 centímetros de largo, sin poder explicar su portación, fue detenido.

De igual manera está el caso de Manuel Díaz Benito, de 42 años de edad, con domicilio en la colonia Campestre Guadalupana en el municipio de Nicolás Romero, quien de acuerdo a la tarjeta informativa los policías que lo detuvieron portaba una lámpara con descargas eléctricas, motivo por el cual fue puesto a disposición por el delito de portación de arma prohibida. Cabe señalar que este tipo de lámparas sólo lo utilizan los policías, su valor es de 300 a 600 pesos y se venden en los centros comerciales y, las cuales sirven para sembrar presuntos delitos a los detenidos.

Todas estas acciones de corrupción y abuso de autoridad, pintan de carne y hueso a Pico Gallegos, quien anteriormente estuvo inmiscuido en la agresión en contra de la reportera del diario Reforma, Iris Velázquez, quien fue privada de su libertad, golpeada, y puesta a disposición del agente del ministerio público en Torre Tlalnepantla, cuando la reportera cubría un desalojo en el municipio de Atizapán de Zaragoza. Por este caso, el jefe policiaco de marras fue suspendido temporalmente mientras que el entonces gobernador Eruviel Àvila Villega dijo que este caso de investigaría hasta sus últimas consecuencias, pero, Pico Gallegos sigue vivito, coleando y fabricando delincuentes, una de sus especialidades.

NEGRISIMO HISTORIAL

Este jefe policiaco causó alta en la Dirección General de Seguridad Pública y Tránsito del Estado de México en 1988, diez años más tarde se le designó jefe del Agrupamiento Astros de la entonces XV Región de la subdirección Operativa Metropolitana. En 2005 el comandante Rogelio Cortés Cruz, titular de la DGSPyTEM, lo nombró jefe de la XXVIII Región perteneciente a la subdirección operativa Valle Cuautitlán; tres años más tarde se le designó jefe de la XV Región en la subdirección operativa Metropolitana. Fungió también como subdirector operativo regional Pirámides, actualmente Ecatepec y desde el año 2013 ha fungido como coordinador de subdirecciones Metropolitanas, coordinador Ixtapan; hoy, de nueva cuenta gracias a sus “buenos resultados” vuelve a ocupar uno de los cargos más cotizados dentro de la policía estatal en el gobierno de Alfredo del Mazo. (CONTINUARÁ)

CMCOAX
Periodista desde 1979
http://www.globatium.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *