OPINIÓN

¿La 4T, la CNDH y la ombudsperson carnal?

Por Rita Balderas[1]

El pasado viernes 7 de noviembre, en medio de una votación irregular, el Senado de la República eligió a Rosario Piedra Ibarra como titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). Las acusaciones de que el morenista Ricardo Monreal emitió dos votos, y no uno, desviaron la atención del tema central que es la falta de autonomía que tendrá la CNDH. Todo indica que este organismo, podría ser utilizado por el actual gobierno para legitimar acciones que violenten los derechos humanos o para fincar responsabilidades a otros actores que no apoyan el estilo de gobernar del presidente AMLO.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos nació el 6 de junio de 1990 por decreto presidencial y fue el 28 de enero de 1992 que alcanzó la autonomía completa del gobierno federal, entonces a cargo de Carlos Salinas de Gortari. Fue Jorge Carpizo quien se mantuvo al frente de la CNDH desde su creación y hasta enero de 1993. Desde entonces, la CNDH tiene como función principal la protección y defensa de los Derechos Humanos.

Para los próximos 5 años, la CNDH será dirigida por Rosario Piedra Ibarra, hija de la activista y fundadora del Comité Eureka, Rosario Ibarra de Piedra, quien ha luchado durante décadas para esclarecer la desaparición forzada de su hijo, Jesús Piedra Ibarra, quien desapareció en 1974 luego del asesinato del policía Guillermo Villarreal Valdez. A Jesús se le identificó como integrante de la Liga Comunista 23 de Septiembre, una organización guerrillera de corte marxista.

Contrario a lo que pudiera pensarse, buena parte de la sociedad civil no festeja el arribo de Rosario Piedra a la CNDH, porque es militante del partido en el gobierno y la autonomía del organismo queda en entredicho, su madre, ha sido una incondicional del presidente AMLO, lo cual hace más fuerte la sospecha de que la CNDH podría convertirse en el órgano que legitime o que justifique la violación de Derechos Humanos en el país.

En 2018, Rosario Piedra fue candidata a diputada federal en Nuevo León y aunque no resultó electa, según fuentes periodísticas es militante de dicho partido. El presidente AMLO ha señalado que este nombramiento se trata de un acto de justicia y que siendo una mujer independiente, la CNDH dejará de ser una pantalla, “un organismo alcahuete del régimen”.

No obstante lo anterior, es importante recordar, que Rosario Ibarra de Piedra fue senadora del Partido del Trabajo (PT) entre 2006 y 2012, y fue nombrada presidenta de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara alta, pero sólo tuvo dos intervenciones en tribuna, pese a que el sexenio de Felipe Calderón fue de los más sangrientos, tan es así que las quejas por desaparición forzada durante el sexenio del panista representaron el 77% de las que recibió la CNDH. Doña Rosario no hizo casi nada por impulsar investigaciones y recursos para la atención de dichas quejas.

La psicopedagoga Rosario Piedra tiene un desafío grande, pues como lo ha vivido su familia en carne propia, la violación a Derechos Humanos en este país, es sistemática y son miles los casos que han quedado en la impunidad. A eso hay que sumar que no va a contar con el apoyo de todas las organizaciones de la sociedad civil que han quedado decepcionadas de la forma en la que llega al puesto. Ni siquiera Emilio Álvarez Icaza, actual senador independiente y uno de los defensores de Derechos Humanos más fuertes del país, apoya dicho nombramiento, pues en su opinión, la mano del presidente AMLO en el proceso de elección, es muy clara.

Habrá que ver cómo reacciona Rosario Piedra para confirmar si las sospechas de que se trata de un ombudsperson carnal son ciertas o si realmente llegó para empujar el trabajo que realizan los defensores, activistas y luchadores sociales, aunque eso signifique actuar como contrapeso al gobierno actual.

 

 

 

[1] Doctora en Ciencias Sociales y Humanidades por la Universidad Autónoma Metropolitana-Cuajimalpa, México.

CMCOAX
Periodista desde 1979
http://www.globatium.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *