PORTADA

Organizaciones recibían recursos, hasta los diputados recibían moches, era un descaro, asegura el Presidente de México.

  • A los legisladores, sobre todo a los que vienen de nuestro movimiento (MORENA): Nada de condicionar el apoyo del presupuesto en un estado a cambio de que se haga una bolsa para que ellos distribuyan los recursos. Eso no le corresponde al Poder Legislativo, eso tiene que ver con el Poder Ejecutivo.
  • El diputado recibía toneladas de cemento, recibía block, varilla, materiales de construcción, tenían presupuesto; el diputado que su función es legislar, entonces, era un moche.
  • Qué tiene que hacer un legislador manejando presupuesto si no es su función, para eso es el Ejecutivo.
  • El legislador es para reformar, modificar, aprobar nuevas leyes y para aprobar el presupuesto, pero no ejercer el presupuesto, no decidir a quién entregar el presupuesto.

Nada más decirles que ya no va a ser así, por si deciden tomarnos las oficinas y todo, entonces, sí los vamos a acusar, o sea, ojalá entiendan que ya no se les va a entregar recursos, pero sí tenemos la información.

No quiero hablar de eso, de partidos y demás.

Pero sí, organizaciones que recibían recursos. Bueno, si hasta los diputados recibían moches, era un descaro.

Todo esto que está pasando en algunos estados es porque se presionaba y la federación les tenía que entregar recursos adicionales de manera discrecional, organizaciones que decían: ‘Es que negociábamos’. Nosotros sí vamos a negociar, la política es negociación, es diálogo. Pero dinero no, o sea, en ese sentido no vamos a ceder en nada. Se terminó la entrega de recursos a intermediarios.

Decían los diputados que por qué no decidían sobre una bolsa de recursos y ellos entregaban, bueno, los moches, era una práctica y todavía en los estados.

Y aprovecho, también para decir a los legisladores, sobre todo a los que vienen de nuestro movimiento: Nada de condicionar el apoyo del presupuesto en un estado a cambio de que se haga una bolsa para que ellos distribuyan los recursos. Eso no le corresponde al Poder Legislativo, eso tiene que ver con el Poder Ejecutivo.

Eso surgió la historia de esta anomalía, tiene que ver con el Estado de México, que ahí se estableció que a los legisladores les entregaban un presupuesto para la compra de materiales de construcción.

Entonces, el diputado recibía toneladas de cemento, recibía block, varilla, materiales de construcción, tenían presupuesto; el diputado que su función es legislar, entonces, era un moche. Pero nadie imaginó que eso que sólo se daba en el Estado de México, estoy hablando de hace tres, cuatro décadas.

Nadie imaginó que eso se iba a trasladar, esa práctica al Congreso, a la Cámara de Diputados, a la Cámara de Senadores.

Se trajo el modelo, se trasladó el modelo y a cada diputado se le asignaba un presupuesto y ellos podían decidir hasta por 10, 20 millones de pesos, cómo hacer algo en beneficio de la cultura, entre comillas.

Manejaban presupuesto para cultura, para deporte y para construcción de calles y de banquetas. Y si el diputado era del DF y se entendía con el gobernador, el gobernador de La Laguna, porque no quiero mencionar a ningún estado.

Si se entendía, aunque la asignación y él fuese diputado del DF, se transferían los fondos al gobernador de La Laguna y, a cambio de eso, el gobernador de La Laguna o el presidente municipal del municipio de Afganistán les daba su moche, 10 por ciento.

Así era. Y si no les daban el moche, el diputado recomendaba a la empresa contratista, un descaro.

Entonces todo eso se termina. Qué tiene que hacer un legislador manejando presupuesto si no es su función, para eso es el Ejecutivo.

El legislador es para reformar, modificar, aprobar nuevas leyes y para aprobar el presupuesto, pero no ejercer el presupuesto, no decidir a quién entregar el presupuesto.

Entonces, sí tenemos toda esa información. Por eso, algunos están molestos, pero todo lo que tengamos de ahorros por austeridad, por combate a la corrupción, se va a la gente mediante este mecanismo.

Vamos a suponer. Se va a ayudar a dos millones de productores del campo, los que tienen hasta 20 hectáreas van a tener apoyo, entre menos tengan, menos superficie, más van a recibir, porque esa es la justicia. No puede haber trato igual entre desiguales, hay que darle más al que tiene menos.

Pero si liberamos fondos podemos subirle y no sólo darle el apoyo al que tiene 20 hectáreas o hasta 20 hectáreas, se puede subir hasta 30, porque al final es producción, es lograr la autosuficiencia alimentaria, es producir en México lo que consumimos.

Pero de esta forma, no entregando el dinero a una organización, para que esa organización, porque eso es lo que hacían, utilizaban la mitad del dinero para comprar despensas y repartir despensas, frijol con gorgojo; y, la otra mitad, gastos de operación, para decirlo suavemente y sus camionetones, las trocas, sombrero texano, botas y cinto piteado, líder campesino; líderes charros, nylon. Eso ya no, se acabó.

CMCOAX
Periodista desde 1980
http://www.globatium.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *