OPINIÓN

¡Para estudiar, es necesario luchar!

Por

Por Lorena Leyto

El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho. Fue lo que escribió Miguel de Cervantes Saavedra, como muestra de cuán importante es el estudio para las personas. En este contexto, tenemos que visualizar que, para ser personas que aportemos en el desarrollo de nuestro país, forzosamente los jóvenes tenemos que prepararnos académicamente. Sin embargo, la educación no está disponible para todos, en este contexto entra el panorama que se vive en Oaxaca y nuestro país en general, pues la educación superior para millones de jóvenes queda únicamente en el sueño de poder “pasar” el examen de admisión que requisita cualquier universidad pública.

El próximo lunes 20 de agosto, de diez mil doscientos treinta y cinco jóvenes que presentaron su examen de admisión a la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), solo 3 mil 570 iniciarán clases, pues estos últimos lograron ocupar los espacios que ofertó la universidad. Esto significa que los 6 mil 675 que no lograron colocarse en la “oferta” de la universidad, no tendrán la oportunidad de estudiar una carrera profesional porque está fuera del alcance económico de la mayoría de los jóvenes oaxaqueños.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) revela que solamente el 21% de los jóvenes de la entidad tienen acceso a la educación superior, o sea no podemos ni siquiera hablar de un posgrado, porque solamente 7 de cada 100 egresados de las universidades, tienen la oportunidad de estudiar una especialidad o maestría.

Para muchos de los oaxaqueños que terminan la educación básica, seguir preparándose académicamente para un futuro, es un lujo, casi un sueño, porque el nivel promedio de educación en Oaxaca es de primer grado de secundaria.

1)Con referencias del Inegi podemos decir que, de cada 10 jóvenes que terminan la secundaria, cuatro se quedan sin estudiar, porque comienzan a realizar otras actividades, como trabajar. Este porcentaje coloca a nuestro estado, sólo por detrás de Michoacán; Chiapas y Guanajuato, en el cuarto lugar a nivel nacional, con la cifra más alta de jóvenes de 15 a 19 años que no asisten a la escuela. Además, el Inegi, en sus cifras a propósito del Día de la Juventud, refirió que solamente 2 de cada 10 jóvenes de 20 a 24 años estudian una carrera, y estos datos posicionan a Oaxaca como el quinto estado a nivel nacional con un 79.6% de jóvenes con esa edad, que no estudian.

Estos números podrían relacionarse con una infinidad de problemas que aquejan a las familias oaxaqueñas, pero señalaré algunos, según respuestas en encuestas de datos del Inegi fueron: 1) La principal respuesta de los oaxaqueños del porqué no estudiaron la universidad, la respuesta fue que no contaban con los recursos económicos. Oaxaca es el segundo estado más pobre en nuestro país: según datos del CONEVAL, en el año 2016 el 70.4% de los oaxaqueños vivían en pobreza, mientras que el 26.9 en pobreza extrema. Muchos analistas y articulistas poco enfatizan que la pobreza en la que viven las familias oaxaqueñas impide su desarrollo, y en este caso que sigan con sus estudios de Nivel Superior porque universidades privadas en Oaxaca hay cerca de 24, pero las mensualidades de estas oscilan de 3 mil a 12 mil pesos al mes, mientras que, según información obtenida de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, durante abril y mayo del 2018, el 74%, equivalente a 1.3 millones de oaxaqueños, perciben desde cero hasta 5 mil 300 pesos al mes, o sea que si a la mayor parte de la población, su salario no le alcanza para cubrir sus necesidades básicas menos les alcanzará para pagar una colegiatura en una escuela privada.

2) Por si fuera poco, a los jóvenes oaxaqueños se nos corta las alas de estudiar desde que vemos la carente infraestructura educativa pues, de acuerdo con el Inegi, en 201 municipios del estado no se cuenta con servicios de educación media superior; es decir, los jóvenes de un 35% del territorio tienen que trasladarse a otro municipio para poder cursar el bachillerato.

En este sentido, el Movimiento Antorchista ha expresado que el principal problema que aqueja a millones de mexicanos, es la pobreza y, por lo tanto, el objetivo es erradicarla.
Y, en el ámbito educativo, Antorcha en Oaxaca a construido dos preparatorias, una en la ciudad de Oaxaca y otra en la comunidad Monte Verde; tres albergues estudiantiles ubicados en la Ciudad de Oaxaca, Miahuatlán de Porfirio Díaz y la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, en los que se les brinda a jóvenes de escasos recursos hospedaje, alimentación gratuita, actividades culturales, deportivas y círculos de estudio de economía, matemáticas, literatura y comprensión lectora.

Tanto en las instituciones como en los albergues se nos forma de una manera distinta, pues a diferencia de muchos jóvenes que ansían después de terminar su carrera, formar una familia, hacerse de dinero y fortuna, los jóvenes que en su mayoría terminamos siendo antorchistas, tenemos sed de adquirir conocimientos para poder lograr erradicar, la pobreza. Ante esto, tenemos que señalar que tenemos presente que los logros que hemos obtenido de alimentación gratuita entre otras cosas, hemos tenido que exigirle con marchas, mítines y otras movilizaciones al Gobierno Estatal, el cumplimiento de nuestras demandas. O sea, como estudiantes hemos tenido que organizarnos y lanzarnos a luchar para continuar estudiando, y los resultados han sido favorables pues la preparatoria en la ciudad de Oaxaca ha aportado más de 27 generaciones de jóvenes con un desarrollo académico distinto.

Padres de familias, jóvenes, en Antorcha tenemos la gran oportunidad de desarrollarnos como personas de bien, pues aparte de tener únicamente una carrera profesional, se nos hace declamadores, deportistas, artistas que aun salidos de las masas pobres tenemos la oportunidad de ser aportadores del bienestar, desarrollo y progreso de nuestro municipio, estado y país.

Acérquense y conozcan el trabajo de la organización, Antorcha no nació ayer, sino desde hace 44 años y, desde sus inicios hasta la fecha, no ha cambiado su ideología: crear un mundo mejor, erradicando la pobreza. Los antorchistas creemos que un mundo mejor si es posible y no estamos lejos si día a día luchamos unidos, como dice una poesía: “La creación de mi mundo pide brazos dispuestos, corazones sinceros y cerebros sin par y los siervos de antaño se levanten enhiestos y exijan que como ellos, vayamos a luchar”. Queda claro, pues, que lo único que te pide Antorcha es que estemos dispuestos a luchar.

CMCOAX
Periodista desde 1980
http://www.globatium.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *