OPINIÓN

Y hora que sigue ¿El nuevo régimen?

Más allá de un voto, mas allá de una esperanza, hoy México escribe una nueva historia, sin embargo, ¿que pasara el día de mañana?

La sociedad mexicana, históricamente hace acto de presencia en el escenario político de México y desde las entrañas mismas de quienes han sufrido en carne propia las laceraciones de la insensibilidad de los políticos que han gobernado este país, hoy por hoy emiten sus votos conscientes de que la esperanza prometida llegue a ser una realidad.

La batalla por la cuarta transformación de esta nación está sobre la mesa, ¿Qué harán los muchos soldados alistados en la fila de MORENA? Seguro que no será una acción fácil diseñar la nueva estructura política y social de México, porque, ¿cuántos de estos soldados son parte de la estrategia griega?

La preocupación se deriva especialmente por la incrustación de muchos migrantes del viejo régimen al interior del nuevo equipo legislativo; analizando con algo de profundidad, puedo concluir que éstos no han sido sumergidos y absorbido los ideales de López Obrador, por lo que tendrán que luchar con una serie de paradigmas y creencias en los cuales fueron desarrollados.

Se ha alcanzado la esperanza, pero estamos conscientes que esto solo implica estar listo en la salida, AMLO tendrá que derribar una serie de obstáculos y enfrentar desafíos monstruosos, cada una de las promesas han hecho eco en la conciencia de los votantes y hoy pueden decir con júbilo “lo hicimos”, “hicimos la historia”, pero aquí empieza la titánica labor de modificar muchos parámetros con los que se ha servido el sistema.

Sin duda alguna, los diferentes sectores de la población que esperaron la victoria, hoy también esperan ver cumplidas las promesas. Pero no solamente son las promesas, sino cómo lidiar con todas aquellas estructuras rígidas que se han fortalecido con el subsidio de los gobiernos corruptos, porque quiérase o no, muchas organizaciones existen porque absorben mediante diferentes de exigencia la nutrición.

¿Cómo desatar, si es que se quiere realizar las muchas ligaduras con los que se ha atado a esta nación en este último sexenio?, por eso la pregunta sigue siendo, ¿Qué sigue?, más allá de todas las esperanzas están las promesas, así que el nuevo presidente tendrá que diseñar estrategias de persuasión para convencer en primera instancia a los múltiples soldados de Troya que están escondidos dentro del regalo por el que LÓPEZ OBRADOR estuvo luchando incansablemente.

Es de esperar, que transformar un sistema acostumbrado a cierto funcionamiento durante tantas décadas no pueda ser transformado en un sexenio; no obstante, a tantas e impredecibles acciones, se espera que esta decisión ciudadana sea trascendental para el nuevo rostro de México.

Estamos conscientes de que México y los gobernantes no caminan solos, sino acompañados de cada una de las personas que forman el complejo engranaje, por lo que los resultados son la suma de cada una de las buenas acciones y hábitos que la sociedad mexicana aporte para el buen caminar y funcionamiento de este nuevo régimen.

*Andrés Humberto Cruz Sánchez
Analista político-educativo y conferencista motivacional

CMCOAX
Periodista desde 1979
http://www.globatium.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *